Para lograr este objetivo, debemos centrarnos en diferentes factores, como el número de habitantes del hogar, el tamaño disponible o la entrada de luz natural, elementos que nos ayudarán a tomar decisiones importantes: el color de las paredes y de los muebles, los materiales, el número de piezas de mobiliario, el estilo decorativo…

Por supuesto, a la hora de decorar esta importante estancia del hogar puedes dejarte guiar por las tendencias del momento. Eso sí, si lo haces corres el riesgo de que tu salón deje de estar a la moda en poco tiempo. Por suerte, hoy en día tienes la posibilidad de tener un salón a la moda y atemporal al mismo tiempo. Y es que en estos momentos es tendencia la decoración de salones en blanco y madera, dos colores que siempre están en la cresta de la ola, ya sea utilizados por separado o conjuntamente.

Una combinación ideal para todo tipo de salones

Decorar el salón en blanco y madera es, sin duda, una fantástica elección. Y es que esta combinación ofrece numerosas ventajas. Por ejemplo, es importante tener en cuenta que es ideal para diferentes tipos de estilo decorativos: romántico, vintageshabby chic, rústico… Eso sí, es la combinación perfecta para salones de estilo nórdico, una de las decoraciones del momento. Por otro lado, debes saber que es perfecta para todo el año, ya que mientras que el blanco aporta luminosidad y permite que los espacios se vean más amplios de lo que en realidad son, la madera aporta calidez y una sensación de bienestar. Por eso, también es adecuada para salones de todo tipo: pequeños, grandes, con poca luz natural, cuadrados, rectangulares… Además, como te acabamos de comentar, aunque se trata de una mezcla que está de actualidad en estos momentos, lo cierto es que nunca pasa de moda.

No necesariamente madera maciza

Queremos dejar claro que cuando hablamos de la combinación blanco y madera no solo nos estamos refiriendo a la madera natural, sino a todos aquellos materiales sintéticos que ofrecen un acabado similar al de la madera, con la ventaja de que son más baratos. Además, suelen ser muy resistentes y fáciles de mantener y limpiar. Por ejemplo, la composición de salón que puedes ver en la siguiente imagen está fabricada con tablero de partículas de madera recubierta con chapa melaminizada de efecto natural.

Cómo combinar el blanco y la madera

Existen diferentes formas de combinar el blanco y la madera, aunque lo más normal es que el blanco forme parte de las paredes y la madera de las piezas de mobiliario. Si te decantas por esta opción, puedes apostar por sofás y sillones de todo tipo de colores, incluyendo el blanco. Eso sí, un modelo de un color atrevido te ayudará a darle un toque de alegría a la estancia. Además, quedará genial un sofá en un color crema. Por otra parte, debes saber que hoy en día se llevan, y mucho, los muebles que combinan el blanco y la madera, ya sea sintética y natural. La siguiente mesa de centro es un buen ejemplo de lo que te acabamos de comentar. En cuanto al suelo, es preferible que sea de madera, independientemente de la tonalidad que escojas.