Si quieres que tu casa refleje ese espíritu que encarna la primavera, te recomendamos tener en cuenta todos los trucos que mencionamos a continuación, ya que gracias a ellos tendrás un hogar que transmitirá muy buenas sensaciones.

Colores alegres

¿Qué es eso de decorar con colores oscuros y tristes? Puede que en otoño e invierno sea de lo más acertado, pero cuando llega la primavera hay que optar por tonalidades completamente opuestas. Uno puede atreverse con el rojo, el amarillo, el naranja… Además, no hay que tener miedo a incluir colores vivos en todo tipo de estancias, desde el salón hasta el dormitorio, pasando por la cocina.